Coincidir

Que prodigioso sería
coincidir contigo
otra vez
y no sólo aquí donde
te he inventado,
ya sé estamos en desventaja,
Paris no está a unos cuantos kilometros.

Pero sabes
conocerte,
conocernos,
no fue en vano,
es algo así como cuando por la
mañana despiertas con el sol en la
cara y te quema la retina,
te cuesta ver
pero sabes que el día esta precioso
y no te lo puedes perder.
Así me pasa contigo,
te tengo clavado en la punta
de mis dedos,
como si fuera sencillo soltarte
y es que la luna
me sorprendió
tocándote,
tocándome,
es lo mismo.

Nunca creí en el destino,
ni lo entiendo
pero siento un deseo incontrolable
de besarte los párpados
y arrancarte la ropa.
La verdad es que no le tengo
miedo al reloj,
y tal vez lo nuestro duré lo que
dura un corto invierno,
pero estoy segura de que será
el invierno con más Lirios.

Quiero terminar de escribir este
poema contigo,
entre las sábanas tibias
entre el vino y tus manos,
entre el silencio y tu voz,
entre tus ojos y los míos
quiero que escribamos
el verso perfecto,
ese que termine en
tu boca.

Instagram:
Den Cuamatzin

Te amé

Te amé,
te amé desde el  primer momento
en que te vi,
sonreíste;
Nunca creí ver tanto fulgor en una persona
y es que si no lo has notado el mundo
se frena a tu paso,
la luna se esconde entre el celaje
 y tus pupilas

Iluminan la noche.

Te amé cada mañana al despertar
sobre todo cuando abría mis ojos
y tú
ya estas mirándome.
También te ame cuando tus manos
abrigaban mis noches,
esas de las que no tenía control,
las que me ahuyentaban el sueño

y me sacaban a patadas de la cama.

Trazabas sueños
y levantabas murallas
dentro de mis pesadillas.
No, no creas que fue en vano
aprendí a sostenerme con fuerza,
de ti, de mi,

de nosotros.

Te amé profundamente cuando dijiste
que todo estaría bien,
te creí,
te creo,
y como no hacerlo
si me prometiste el mundo entero,
y yo pude ver el universo.

Te amé, te amé en demasía
te amé mientras dormias,
te amé en verano y en invierno,
te amé triste y feliz,
te amé en silencio y a los
cuatro vientos,
te amé inerte y lleno de vida,
te amé simple y complejo,
entero,
descosido,
firme,
te amé valiente,

Fuimos valientes.

Te amé
incluso cuando supe que debía irme
porque tus pasos
y los míos iban hacía lados opuestos
y mis ojos ya no encontraban tu mirada.
Tenia que partir

lo sabes, lo sabemos.

Pero perdí el último tren hacia la estación
del olvido
así que no,
por favor
no me pidas borrarte
que mi tinta y mis manos

aún se saben tu nombre.

Instagram: