Faltan valientes y sobran cobardes

Captura de pantalla 2019-09-23 a la(s) 11.55.41.png

Eran las 3 de la mañana.
Me despertaron las sirenas
que se escuchaban a lo lejos.
Tenían ese sonido de
persecución que escuchamos en
las películas de acción.

Les juro que podía escuchar como
rechinaban las llantas
que iban a toda velocidad
y también el crujido
de los pasos que daban los vecinos
hacía la ventana,
que maldita suerte la mía,
la nuestra.

Me quedé recostada imaginando
lo peor, ¿Qué habrá pasado esta noche?
me pregunté mientras me acurrucaba
entre las cobijas para sentirme segura.

Mi país tiene la puta libertad de
jodernos hasta el sueño.

En los noticieros escucho el eco
de las balas perdidas,
de la impunidad
y los gritos de una joven que
fue arrojada al río descuartizada.

Ahora resulta que ser mujer te condena,
que es normal acosarla
y apuñalarla si no abre las piernas.

Hay muchos testigos pero pocas verdades.
No entiendo, no entiendo
¿Por qué hay personas
que sólo vienen a mancharnos de sangre
y arrancarnos la vida?

Y es que hoy la libertad sabe a mentira y
el miedo es el pan de cada día.

Faltan valientes y sobran cobardes,
sobran codardes,
sobran cobardes…
Lo repetí una y otra vez
hasta quedarme dormida.

.
– Denisse Cuamatzin

 

Síganme en Denisse Cuamatzin

Yo escribo para recordar

mujer-joven-viendo-puesta-de-sol-solo-sentado-en-columpios-en-la-playa-al-atardecer_1150-2174

Muchas personas escriben para olvidar, yo lo hago para recordar.

Es verdad que estamos hechos de cicatrices; unas más profundas que otras. Esas que abrazan la persona que fuiste, las que marcan el camino recorrido y te ponen los pies en la tierra.

Tenía miedo de recordarte pero entendí  que nunca te fuiste por completo, que dejaste un pedacito de ti conmigo, un cachito que me deja ver el cielo con tus ojos. Me hace recordar que hay amores que son para siempre, aunque no vuelvan a tocarse.

Hoy no quería escribir sobre ti, pero descubrí que eres el único que cabe en todos mis poemas.

Síganme en mi instagram:
Denisse Cuamatzin

La última vez que te vi

Captura de pantalla 2019-07-25 a la(s) 19.36.59

Estuvimos en silencio un par de minutos sentados en la orilla de la cama, quietos y mirando cada detalle de la habitación; sabíamos que era la última vez que estaríamos ahí… juntos.

Me puse de pie y tome la poca ropa que aún me quedaba en los cajones de su armario.  Si hubieran estado ahí entenderían porque me desborde al ver su rostro y la lagrima que se le escapaba mientras fingía una sonrisa.

Hay veces que aunque el amor no se acabe, está desgastado y un poco roto. En ese momento quemaban más los recuerdos que se nos escapaban de las manos. No intentó detenerme, ni yo quedarme.

Puse estos versos junto a las migajas que nos quedaron, en la maleta de los recuerdos bonitos y los besos secos.

Este era el epílogo de nuestra historia, ni más ni menos. Tomé su mano fría y me despedí.
Lo demás apenas y lo recuerdo, y es que todos decidimos que parte de la historia olvidar para sentirnos menos rotos.

Así es como conviertes a una persona que vio tu pecho abierto en un desconocido. Los corazones dejan de latir al mismo ritmo; como si fuera posible. Le pones candado a cada memoria y apagas las luces. Todas las luces.

Sígueme:Denisse Cuamatzin

Fuimos un instante

Captura de pantalla 2019-07-22 a la(s) 11.11.51

Sólo fuimos un pequeño instante en nuestras vidas. Una estrella fugaz, una ola, una chispa, un eclipse, un relampago. Estábamos en el lugar correcto pero con el tiempo medido. Fuimos la última canción del bar que sonó antes de media noche.

Tú y yo teníamos que coincidir, para nunca ser. Teníamos que encontrarnos y consumirnos los minutos que un sabio nos regalo.
Así son los amores de paso y a veces no sabemos diferenciarlos, pensamos que la primavera dura todo el año y que la botella de vino nunca tocará fondo.

La culpa es nuestra por creer que el amor dura la vida entera y lo cierto es que a veces tanto acaba en nada. Y que cupido sólo te da una flecha para la persona correcta.

Todos somos extras en la película de alguien, esos actores que sólo aparecen en un escena. Y con los que al final nunca vuelves a coincidir.
.
Síganme en instagram: Denisse Cuamatzin

Forastero

Captura de pantalla 2019-07-09 a la(s) 14.36.09

Nunca tuviste la intención de quedarte, tu amor es más bien como una brisa de primavera, que se esfuma con el primer rayo de sol.
Un amor entre líneas y párrafos que constantemente termina en puntos suspensivos.

Eres la letra pequeñita del contrato, la aurora del horizonte en pleno invierno. La bocanada de aire que llena tus pulmones por un par de segundos y luego te atraganta.
Eres el beso de cada estación del año, las manos que no encajan con las mías. El antídoto de las noches frías.

Eres la marea que nunca toca puerto, la resaca de fin de semana. La canción de las noches perdidas, un forastero. Eres la estación de tren sin sala de espera.
El amor fugaz que toca profundo pero no se queda.

Sígueme en instagram Denisse Cuamatzin

Así comienza todo

Captura de pantalla 2019-07-02 a la(s) 13.03.15

Él dijo hola y yo sonreí.
Aquí comienza todo.
Dos desconocidos, un saludo, una mirada.
Una cerveza, una plática, risas y una lista de canciones sin dueño.
Su aliento, manos queriendo tocarse, el corazón acelerado, un beso.
Silencio, el sol rodando en el horizonte y el deseo escondido en los párpados.
Mis versos, sus besos, el tiempo con el papel de cómplice, su piel tostada y las ganas de evaporar las estrellas cuando llegue la noche.
La luna de testigo, sus colores tatuados en las sábanas y un montón de letras queriendo convertirlo en poesía.
Síganme en instagram: Denisse Cuamatzin

Ya no te recuerdo

Hace mucho que ya no escribo para ti
y no es que te haya olvidado,
es simplemente,
que ya no me quemas,
hace mucho tiempo que ya no me dueles,
lamí mis heridas y me puse Aloe
cada mañana con la venda bien sujeta.
Por las noches he mirado a la luna y
no te he pensado,
ya no me jode que me pregunten por ti,
tampoco que te nombren.

Ya no te he llorado,
ya ni me acuerdo cuando fue la última vez
que lo hice,
y no es que no te lleve dentro,
porque lo hago,
pero ya no me siento tuya de ninguna forma,
ni siquiera me acuerdo del sabor de tus labios,
ni del aroma de tu cuerpo,
se me olvido como te gusta el whisky y
el nombre de tu banda favorita,
volví a jugar black Jack y tú dejaste de
ser mi suerte,
tampoco me acuerdo de tu dirección
o los motivos que nos separaron.
No sé ni como empezaba esa canción que
me compusiste en mi cumpleaños,
si me preguntas no tengo ni puta idea
de donde están las cosas que nunca recogiste.
No tengo motivos para mentirte
se me olvido como se siente tu amor,
A que sabe, como huele,
y es que no me da miedo ya no quererte,
es valido, fuimos tanto.
No tengo miedo a enamorarme de nuevo,
tú me enseñaste que el amor
es el sentimiento más bonito y desgarrante,
que lo entregas todo o nada.

De vez en cuando el viento trae consigo
alguna memoria,
en algún lugar, en algún momento,
por unos cuantos segundos;
y lo único que hago es sonreír,
aunque ese recuerdo sea sobre ti,
ya no importa,
pues el viento ya se lo ha llevado.

 

Síganme en instagram:
Den Cuamatzin