Abuelito Andrés

25182182_1783593175266527_5433239252969160467_o

Abuelito, te recuerdo inmenso,
fuerte y tan lleno de vida,
recuerdo mirarte y sentirme segura.

Te recuerdo sentado en aquella banca
donde nos narraste grandes historias
de tu arduo camino por la vida,
también donde pasamos horas aprendiendo
juegos y bonitas canciones,
esas que nunca voy a olvidar.

Recuerdo tu voz recia y firme,
me sé de memoria el discurso
que nos dabas antes de reconocer
nuestro esfuerzo con una moneda.
También recuerdo tu risa escandalosa
a la hora del desayuno,
¿Cómo podría olvidarla?
Aún te escucho bajito.

Abue,
la casa ya no se ve como contigo,
ni silba como tú lo hacías,
se siente fría, deshabitada, taciturna,
la madera ya no cruje desde que la música
de tu radio dejó de escucharse,
y estoy segura que los pajaritos dejaron
de cantar porque tú te fuiste.

No cabe duda de que dejaste tu esencia
en cada uno de nosotros,
tú nos enseñaste a luchar y a trabajar duro
por nuestros sueños.
A disfrutar de las simplezas de la vida y a
sentirnos orgullosos de nuestras raíces.
Nos alentaste a practicar basketbol
y a amar la cancha.
A disfrutar de un atardecer en la sierra y a
entender con valentía el arte de vivir.

Estoy segura de que nos volveremos ver y
te contaré que fui poeta,
que solté el balón cuando mis articulaciones
dejaron de responderme y que luche por mis derechos.
Que seguimos los pasos de todas tus enseñanzas y valores,
siempre serás mi más grande ejemplo de vida.

Al final, recuerdo la paz en tu mirada;
se fue con tu último suspiro.
Y donde quiera que estés ahora, quédate
tranquilo, estamos bien,
somos un equipo gracias a ti.
Te amo papá.

Sígueme en: Denisse Cuamatzin

Te amé

Te amé,
te amé desde el  primer momento
en que te vi,
sonreíste;
Nunca creí ver tanto fulgor en una persona
y es que si no lo has notado el mundo
se frena a tu paso,
la luna se esconde entre el celaje
 y tus pupilas

Iluminan la noche.

Te amé cada mañana al despertar
sobre todo cuando abría mis ojos
y tú
ya estas mirándome.
También te ame cuando tus manos
abrigaban mis noches,
esas de las que no tenía control,
las que me ahuyentaban el sueño

y me sacaban a patadas de la cama.

Trazabas sueños
y levantabas murallas
dentro de mis pesadillas.
No, no creas que fue en vano
aprendí a sostenerme con fuerza,
de ti, de mi,

de nosotros.

Te amé profundamente cuando dijiste
que todo estaría bien,
te creí,
te creo,
y como no hacerlo
si me prometiste el mundo entero,
y yo pude ver el universo.

Te amé, te amé en demasía
te amé mientras dormias,
te amé en verano y en invierno,
te amé triste y feliz,
te amé en silencio y a los
cuatro vientos,
te amé inerte y lleno de vida,
te amé simple y complejo,
entero,
descosido,
firme,
te amé valiente,

Fuimos valientes.

Te amé
incluso cuando supe que debía irme
porque tus pasos
y los míos iban hacía lados opuestos
y mis ojos ya no encontraban tu mirada.
Tenia que partir

lo sabes, lo sabemos.

Pero perdí el último tren hacia la estación
del olvido
así que no,
por favor
no me pidas borrarte
que mi tinta y mis manos

aún se saben tu nombre.

Instagram:

Ya no te recuerdo

Hace mucho que ya no escribo para ti
y no es que te haya olvidado,
es simplemente,
que ya no me quemas,
hace mucho tiempo que ya no me dueles,
lamí mis heridas y me puse Aloe
cada mañana con la venda bien sujeta.
Por las noches he mirado a la luna y
no te he pensado,
ya no me jode que me pregunten por ti,
tampoco que te nombren.

Ya no te he llorado,
ya ni me acuerdo cuando fue la última vez
que lo hice,
y no es que no te lleve dentro,
porque lo hago,
pero ya no me siento tuya de ninguna forma,
ni siquiera me acuerdo del sabor de tus labios,
ni del aroma de tu cuerpo,
se me olvido como te gusta el whisky y
el nombre de tu banda favorita,
volví a jugar black Jack y tú dejaste de
ser mi suerte,
tampoco me acuerdo de tu dirección
o los motivos que nos separaron.
No sé ni como empezaba esa canción que
me compusiste en mi cumpleaños,
si me preguntas no tengo ni puta idea
de donde están las cosas que nunca recogiste.
No tengo motivos para mentirte
se me olvido como se siente tu amor,
A que sabe, como huele,
y es que no me da miedo ya no quererte,
es valido, fuimos tanto.
No tengo miedo a enamorarme de nuevo,
tú me enseñaste que el amor
es el sentimiento más bonito y desgarrante,
que lo entregas todo o nada.

De vez en cuando el viento trae consigo
alguna memoria,
en algún lugar, en algún momento,
por unos cuantos segundos;
y lo único que hago es sonreír,
aunque ese recuerdo sea sobre ti,
ya no importa,
pues el viento ya se lo ha llevado.

 

Síganme en instagram:
Den Cuamatzin

Mis brazos necios

No es el sabor de tus labios,
ni la perfección de tus manos,
no es el color de tu piel y
mucho menos el brillo en
tus ojos,
no es la tinta en tus brazos,
ni tu voz, ni tu olor.
No es tu pelo oscuro,
ni tu espalda, ni tu sexo.
no es tu lengua trazando senderos
en las curvas mi piel desnuda,
ni tu pecho, ni tu boca.
No es tu aliento
estremeciendo mis sentidos,
ni tus pies descalzos.
no es el fuego de nuestros cuerpos,

ni el infiernos que desataron.

No son estos brazos necios,

Ni mi papel ni mi tinta.

… Es la manera en que te

transformaste en poesía…

Sígueme en instagram. Den Cuamatzin